DERMÓPTICA: LA VISTA A TRAVÉS DEL TACTO

DERMÓPTICA: LA VISTA A TRAVÉS DEL TACTO

Tanto depende la percepción humana de los órganos de los sentidos, que parece un disparate hablar de un individuo que vea sin usar los ojos…

Sin embargo, la dermóptica  es la facultad que permite a ciertos seres humanos “ver” las cosas mediante la piel y no los ojos

Ponga a volar su imaginación: cualquiera que sea la idea que se plasme en su mente, podemos afirmar, con casi plena certeza, que es de carácter visual. Es tanta la experiencia humana relacionada con la vista que se ha demostrado que incluso durante el sueño los movimientos de los ojos siguen la dirección en la cual, al parecer, se encuentran las imágenes que la mente dormida evoca. Trate de imaginar un mundo percibido por un conducto que no sean los ojos; para la mayoría de la gente esto es imposible. No obstante, hay individuos que perciben objetos con los ojos vendados o distinguen colores con el simple toque de la punta de sus dedos. Cuesta trabajo comprender que se puede recibir información concreta sobre el mundo sin la actividad de alguno de los cinco sentidos conocidos.

 

Esta es una de las objeciones principales que los científicos tradicionales aducen cuando se les confronta con la percepción extrasensorial, la clarividencia y la "vista" sin el empleo de los ojos. Tanto depende la percepción humana de los órganos de los sentidos que parece un disparate hablar de un individuo que vea sin usar la los ojos; certeza de tal dependencia entre órgano y función está arraigada en nosotros pese a que no percibimos de hecho el "mundo real", sino que recibimos datos codificados, seleccionados y modificados por los sentidos y el cerebro. Una persona ciega de nacimiento que posteriormente obtiene el don de la vista, no percibe el mundo ordenado y estable al que estamos acostumbrados, sino un conjunto de formas y sombras borrosas y fluctuantes. Muchos meses son necesarios para que el cerebro aprenda a ordenar tal información. La influencia de la forma en que aprendemos a "ver" las cosas queda particularmente bien ilustrada por las ilusiones ópticas en las que el cerebro confrontado con una combinación poco usual de formas o perfiles hace ciertas presuposiciones falsas respecto a la naturaleza real de las figuras, con base en experiencias pasadas. Las ilusiones han proporcionado un útil instrumento para determinar si la percepción no visual incurre en los mismos "errores" que la que se sirve de los ojos.
 

Bailarina Giratoria
Ilusión Óptica, la bailarina NO Gira en realidad, 
​Pero algunos ven que que gira a la izquierda y otros a la Derecha
¿Hacia donde ves tu que Gira?





 

 
CONCEPTO DE DERMOPTICA

 Todo lo anterior lleva a proponer un concepto de la percepción no visual que es difícil reconciliar con los aspectos conocidos de las leyes que rigen la visión normal. En parte por esto así como para evitar verse inmiscuidos en la controversia sobre la percepción extrasensorial, la mayoría de los científicos al considerar este problema han concentrado su atención en la posibilidad de que exista un órgano visual en ciertas partes de la piel, es decir, un órgano dérmico y óptico que proporcione al cerebro un contacto con el mundo exterior similar al que provee el ojo. El nombre especializado de la percepción no visual, la dermóptica o visión dérmica se ha desprendido de tales especulaciones. Cabe preguntarse aquí si hay pruebas contundentes sobre la existencia de este fenómeno. A través de la historia, la visión dérmica ha sido estrechamente relacionada con la percepción extrasensorial, el mesmerismo y otros fenómenos ocultos.

 

 Muchos hipnotizadores del siglo XIX informaban de ocasiones en que sujetos en trance y con los ojos vendados habían "leído" libros o identificado objetos que se encontraban frente a ellos. Ya a finales de ese siglo, la Sociedad Británica para la Investigación Psíquica dio a conocer experimentos similares. Eric Dingwall, un antropólogo que estudia la fenomenología paranormal, ha reseñado numerosos casos en su voluminoso estudio Abnormal hypnotic phenomena (Fenómenos hipnóticos anormales), pero también ha advertido que los experimentos de aquel entonces estaban sujetos a un control poco estricto por lo que siempre existía la posibilidad de que se suscitaran fraudes o de que los experimentadores comunicaran inconscientemente claves a los sujetos de las pruebas.

 


 

 De hecho, a partir de la década de los treinta de nuestro propio siglo XX, la popularización de los experimentos de detección de poderes extrasensoriales por medio de la adivinación de cartas, sus una controversia sobre el hecho de si los resultados positivos se debían a una forma de percepción que iba más allá de los sentidos o simplemente a una hipersensibilidad o a una percepción subliminal y subconsciente
 

Un caso que ilustra lo anterior es el de Frederick Marion, quien lleva a cabo actos de telepatía en teatros y que fue investigado por el conocido parapsicólogo británico S.G. Soal. Durante Numeroso años de actuar en público, Marion había adquirido tal hábildad para interpretar claves faciales e identificar a partir de ellas objetos que no podía ver, que él mismo al parecer no se daba cuenta de lo que hace falta. Sólo cuando Soal eliminó sucesivamente una fuente de información tras otra se hizo evidente que, sin observar rostro de la otra persona presente, ¡Marion perdía sus poderes psíquicos! Como consecuencia, antes de admitir la existencia de fenómenos fuera de lo ordinario o paranormales es conveniente percatarse de las amplias posibilidades de nuestros sentidos normales. Cabe añadir que ni siquiera el uso de vendas puede asegurar que se haya eliminado del todo la visión de un individuo; es casi imposible elaborar una venda para los ojos que detenga toda emanación luminosa y que impida a quien la use un umbral de lo que ocurre a su derredor.

 

Frederick Marion
Frederick Marion



 DERMOPTICA EN RUSIA

 Este tipo de consideraciones son en extremo pertinentes cuando se estudian las afirmaciones de científicos rusos que han efectuado experimentos sobre la percepción no visual. Con demasiada frecuencia no podemos conocer con certeza las condiciones exactas de sus experimentos, ni sabemos si la visión normal fue completamente excluida.

 Rosa Kuleshova es una mujer rusa a quien corresponde haber despertado el interés en su país sobre es te fenómeno. En 1962 su psiquiatra, un tal doctor I.M. Goldberg informó que ella poseía habilidad de identificar los colores de varios objetos cuando sus ojos estaban cubiertos por una venda, así como de leer textos en las mismas circunstancias. Investigaciones posteriores, llevadas a cabo por otros científicos rusos, parecieron confirmar la realidad de su extraordinario poder. Al parecer, ella tenía la capacidad de percibir colores y textos únicamente con el toque de la punta de sus dedos. Debido a esto, los investigadores crearon la expresión "visión dérmica" esto es la vista a través de la piel. Para describir su habilidad, los experimentadores rusos propusieron cuatro teorías para explicar tal facultad:

- La primera indicaba que el sujeto no hacía más que responder a diferencias de temperatura en los objetos; esta explicación está fundamentada con el hecho de que el color como el de los caracteres impresos, en contraposición con la blancura del papel se debe a la absorción de ciertos rayos de luz y al reflejo de otros. Los rayos reflejados producen lo que distinguimos como color, mientras que los que se absorben se transforman en calor.
 

Espectro electromagnético y de la luz visible
Espectro electromagnético y de la luz visible


 

De esta manera, concluían los rusos, los objetos de distinto color se distinguirían por sus diversos niveles de temperatura. Esta teoría, sin embargo, fue rechazada posteriormente, cuando se advirtió que el sujeto podía ver" también a través de una cubierta de celuloide que reducía considerablemente las diferencias térmicas. Se propuso por lo tanto otra teoría, que implicaba la posibilidad de que el sujeto respondiese a diferencias táctiles debidas a los contornos de los pigmentos; se argumentaba, por ejemplo, que podía "sentir" la diferencia entre un color naranja y un verde.

No obstante, pronto se descubrió que esto tampoco era correcto. En una ocasión se mecanografió un texto en una máquina sin cinta, y Rosa Kuleshova no pudo "leerlo" pero sí podía hacerlo cuando las ligeras depresiones causadas por la mecanografía eran rellenadas, hasta el nivel del papel con tinta.

Aún más inexplicable era su habilidad - adquirida posteriormente - de identificar los colores de haces luminosos que se proyectaban sobre sus dedos. También difícil reconciliar este hecho con la tercera teoría propuesta en el sentido de que el sujeto respondía verdaderamente a las diferencias electicas o magnéticas relacionadas con las tintas o los colores. La teoría final, por lo tanto, indicaba que ella tenía células foto receptivas, como las que se encuentran en la retina del ojo, en los dedos; sin embargo, no había en ella ningún vestigio anatómico de tal cosa.

 Los interesados en la percepción extrasensorial podrían creer que Rosa Kuleshova utilizaba alguna forma de este tipo de facultad, pero el hecho es que su habilidad extraordinaria dejaba de manifestarse en la oscuridad. Pese a ello, cabe indicar que la visión dérmica de esta persona se parece en muchos aspectos a las habilidades de uno de los sujetos con supuestas facultades de percepción extrasensorial más sobresalientes nos referimos a Pavel Stepanek, quien fue "descubierto" por el checoslovaco Ryzl Durante un periodo de más de diez años, Stepanek registró excelentes resultados en percepción extrasensorial en que se empleaban tarjetas de colores. En un principio, en estado hipnótico podía identificar tarjetas que se colocaban en sobres; posteriormente su habilidad se modificó un tanto y le permitió proporcionar respuestas específicas a tarjetas o sobres determinados.

Una importante controversia surgió entonces en las publicaciones científicas respecto a si esta facultad era verdaderamente un caso de percepción extrasensorial o más bien alguna forma de hipersensibilidad física; las cuidadosas precauciones tomadas por los investigadores, sin embargo, eliminaban al parecer esta última posibilidad. Por ejemplo, en ocasiones las tarjetas eran colocadas en gruesos sobres, y una vez fueron incluso cubiertos con una manta; pese a todo esto, Stepanek podía identificarlas correctamente.



 

¿PUEDE "APRENDERSE" LA DERMOPTICA?


Empero, puede uno preguntarse: ¿qué tan singular es la habilidad, todavía más extraña, de Rosa Kuleshova? ¿puede alguien aprender a leer sin servirse de los ojos? Las investigaciones sobre este tema son tan escasas que no pueden resolverse con certeza siquiera problemas tan elementales como el expresado. Es cierto que los rusos descubrieron que dicha facultad era relativamente común en un grupo de estudiantes. El científico A. Nomeisky encontró que cuatro de sus cincuenta estudiantes poseían, como Rosa Kuleshova un nivel elevado de visión dérmica. Un breve informe redactado por Scott Hill, un físico estadunidense, parece también confirmar la posibilidad; y sugiere incluso que "la visión dérmica, cualquiera que sea su verdadera naturaleza, puede obedecer a leyes similares a las que rigen la percepción extrasensorial".

 Cabe indicar aquí, por ejemplo, que se ha descubierto que la percepción extrasensorial se facilita cuando el individuo se encuentra en un estado de ánimo relajado. Hill se sirvió de técnicas de realimentación biológica" (biofeedback) para inducir tranquilidad en sus sujetos de experimentación; en pocas palabras, los entrenó a relajarse informándoles de los resultados de sus esfuerzos, en términos de medidas psicológicas. Una vez que hizo esto los sujetos pudieron identificar un 40 o 50 por ciento de los colores de tarjetas que no podían ver, pese a que las leyes de la probabilidad indicaban que el nivel normal era de tan sólo 10 por ciento.

Si la gente ordinaria puede aprender a utilizar la visión dérmica ¿podrían también hacerlo los ciegos? Aunque por lo pronto la respuesta a esta pregunta no puede formularse, sí cabe indicar que en la actualidad es poco probable que logre efectuarse este tipo de aprendizaje. Las investigaciones al respecto con ciegos no han tenido mejores resultados que las realizadas con individuos normales.

No obstante, un eminente psicólogo clínico sabe de un caso en que un ciego goza de visión dérmica: una paciente a quien llamaremos aquí María de la doctora Thelma Moss de la Universidad de California. María había sufrido una enfermedad en los ojos que hizo necesario el corte quirúrgico de sus nervios ópticos Sin embargo, tras de un periodo de auto entrenamiento, demostró su capacidad de identificar los colores de objetos que se encontraban frente a ella; tal habilidad fue atestiguada convenientemente durante una conferencia internacional de parapsicología.

Nueva mente, cualquiera que sea la naturaleza de su facultad ésta es al parecer similar a la percepción extrasensorial por el hecho de que es influida significativamente por la confianza en sí misma que tiene María y por otros factores psicológicos parecidos. La percepción extra- sensorial y otros fenómenos relacionados, como la visión dérmica, parecen ser de hecho de carácter psicológico, mientras que la visión normal es esencial mente fisiológica
 


¿PERCEPCION EXTRASENSORIAL, EXPERIENCIA EXTRACORPORAL?

 ¿Cómo se relaciona la visión dérmica con otros fenómenos de lo oculto y las habilidades psíquicas? Esta pregunta nos introduce en una zona especulativa y cuestionable del conocimiento; sin embargo, el hecho es que en los últimos años varios tipos de fenómenos como la visión dérmica han empezado ser estudiados seriamente, y hay razones para creer que quizás formen las piezas interrelacionadas de un rompecabezas que nuestros científicos aún no han podido armar. Algunas experiencias que podríamos denominar extra corporales se caracterizan por la sensación de que la conciencia se separa del cuerpo, y todo parece indicar que este proceso no es un simple producto de la imaginación: algunos sujetos que lo experimentan han sido científicamente estudiados en laboratorios y los resultados sugieren la presencia de por lo menos ciertos elementos de la percepción extrasensorial. Pero si bien es cierto que los sujetos que pasan por tales experiencias regresan con información sobre el mundo que no hubieran podido obtener en su posición corporal, el hecho es que la realidad que experimentan no es del todo una réplica de aquella a la que todos tienen acceso.

 Existen al parecer similitudes entre estas dos realidades, pero también pueden notarse importantes diferencias. Alrededor del 90 por ciento de los individuos que tienen una experiencia extra corporal afirman que lo que ven en ella es visual mente tan real como lo que perciben normalmente, pero también parece haber algo de fantasía.  Karlis Osis, miembro de la Sociedad Estadunidense de Investigación Psíquica*, ha informado de varios ingeniosos experimentos efectuados para estudiar problema. El sujeto de éstos fue, precisamente, Ingo Swan, quien ha desarrollado, a través de sus experiencias extra corporales, una visión que prescinde del uso de los ojos.

Viaje Astral
Experiencias fuera del Cuerpo o Viaje Astral

 En un principio, y a fin de demostrar qué tan similar a la visión normal es su facultad, Swan tuvo que informar después de la experiencia lo que había visto en una caja de observación, la cual había permanecido oculta a su vista ordinaria. En la mirilla de la caja se habían colocado algunos prismas que modificaban la apariencia de los objetos en el interior, cuando se los miraba desde afuera. El fin de esto era determinar si Swan describiría los objetos reales o su forma ilusoria. Al parecer, Swan los vio en esta última forma, de la misma manera que lo hubiera hecho cualquier persona, que se encontrara en el exterior de la caja. Lo anterior sugiere que su visión extra corporal funciona de la misma manera que la normal, esto es que no implica la habilidad conocida como "visión de rayos X".

 

DERMOPTICA Y OTROS FENOMENOS

 Otros fenómenos que pueden estar relacionados, de manera más o menos estrecha, con la visión dérmica son las auras y la fotografía Kirlian. Las auras o resplandores trémulos que supuestamente se concentran alrededor del cuerpo de todas las criaturas vivas han sido frecuentemente descritas por individuos en experiencias extra corporales o bajo la influencia del LSD o por aquellos que sufren de alguna otra alteración de su estado natural de conciencia. También espiritistas, por supuesto, han informado de ellas.

Según los enterados, representan, en parte, el cuerpo astral del individuo. El interés popular surgido recientemente en la fotografía Kirlian ha sido estimulado por la creencia de que ésta constituye una prueba objetiva de la realidad de las auras. El principio del proceso en cuestión es el de fotografiar objetos con frecuencia hojas de plan tas o partes del cuerpo en el momento en que reciben una descarga eléctrica de alto voltaje.

Fotos tomadas con la Cámara kirlian
Fotos tomadas con la Cámara Kirlian

Como resultado surge en la película un tímido brillo alrededor del cuerpo del objeto. También en este caso, sin embargo puede uno precipitarse a aceptar una explicación paranormal pero errónea. Tal y como Brian Miller de la Universidad de Edin burgh lo ha indicado recientemente, el fenómeno es posiblemente un resultado normal de las leyes de la electroquímica. Cuando se introduce un alto voltaje en algún objeto, numerosos electrones son expelidos de éste a grandes velocidades, por lo que el aire en derredor se ioniza, esto es, se disocia en iones. Los iones de oxígeno y nitrógeno en el aire vuelven a combinar se posteriormente emitiendo un exceso de energía en Forma de radiación electromagnética, manifestada por ejemplo: en la película como un destello. Si la percepción extrasensorial y la visión dermóptica es poco probable que funcionen de la misma manera y se ajusten a las mismas leyes que la visión normal. Quizás se relacionen con la naturaleza misma de la conciencia y obedezcan leyes psicológicas más que psíquicas, o quizás representen un punto en el que se unen las realidades internas con el mundo exterior.

 



CREDULIDAD EXTREMA VS ESCEPTICISMO EXAGERADO

El hombre moderno posee una sabiduría incompleta. Con el llamado "renacimiento de lo oculto" se han suscitado aseveraciones sobre la existencia de fenómenos que aún no han sido probados y cuya interrelación es por demás incierta. Es probable, por ejemplo, que la visión dérmica sea un seudofenómeno es decir que el término se refiera a toda una serie de fenómenos distintos o que constituya una facultad general, manifestada de diversas maneras en individuos varios. Si la sabiduría actual del ser humano es incompleta y confusa, sin embargo, no deja de ser apropiada en ciertos aspectos. Pocos serán los que nieguen que en los últimos diez años hayan surgido más descubrimientos, más "pistas", que en los treinta anteriores. Todavía subsiste el problema de distinguir entre lo genuino y lo falso; pero la realización de más, y más cuidado tras, investigaciones logrará que las distinciones se hagan más exactas.

Los devotos de lo oculto se han merecedores hecho en general, de una reputación de credulidad extrema los científicos, por su parte, suelen pecar de un escepticismo exagerado. Toda investigación significa incluso para apenas empezar a establecer la "verdad'' debe llevarse a cabo con ánimo abierto para no rechazar a priori las pruebas y claves que se presentando; pero cabe mencionar que en la actualidad existen ya investigadores responsables y dedicados. En el futuro la parapsicología podría muy bien destrozar todas las creencias establecidas.